Brindemos por aquellos que aún sueñan

La la land es, en definitiva, una película que contaba con muchísima expectativa. Es multinominada en varias categorías a los Oscars y fue galardonada en otras durante la entrega de los Golden Globes. El público, en otras partes del mundo, la acogió con amor, por lo cual mi ilusión de verla creció mucho más. Lejos de ser una simple película romántica, es un musical bien logrado con personajes de los que te enamoras.

Damien Chazelle nos muestra a dos personajes soñadores, tal como tú y como yo. Mia y Sebastian tienen cada uno un sueño que desean cumplir, y en algún momento se encuentran en una encrucijada. ¿Te quedarías con el amor de tu vida o persigues tus metas en tu vida profesional?

La cinta nos muestra que el destino tiene formas de hacer que llegues donde quieres, pero no de la forma que tú querías o te imaginabas. Si tienes un sueño , debes ser realista. De nada nos sirve fantasear, y pensar que todo será fácil y que será un camino de rosas. ¿Qué necesitas para hacer tus sueños realidad? Trabajar duro, si es que en verdad lo quieres, y dedicarte con alma y corazón para llegar donde quieres estar. Nos encantó, nos atrapó y nos seguirá haciendo soñar cada vez que la veamos. ¿Por qué? Porque todos tenemos algo de La la land en nosotros.

Texto:  Lyanne Fisher

Instagram:  @lyannemarie

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.